domingo, 8 de diciembre de 2013

Morcilla de cebolla

Morcilla de Cebolla



Ingredientes para 40- 50 morcillas:
  • 2 o 3 macillos de tripas de vaca (unos 25m de tripa)
  • 4,5 litros  de sangre de cerdo
  • 4kg manteca de cerdo
  • 55kg de cebolla
  • 1kg pimientos
  • 500gr ajo asado
  • 500gr sal gorda
  • 100gr pimienta negra molida
  • 150gr matalahúva molida
  • 200gr pimentón dulce
  • 30gr comino molido
  • 20gr clavo molido
  • 15gr orégano


Preparación:

Lavamos bien las tripas, para ello, se pone sal gorda, vinagre y un par de limones troceados y se frotan las tripas con ello, un poco. Se aclaran con abundante agua tibia. Se les da la vuelta a las tripas, como si de un calcetín se tratara, y se repite el proceso, se vuelven a limpiar bien con agua y se les da otra vez la vuelta. Se cortan las tripas en trozos de unos 40cm (según queramos de larga las morcillas) y se atan por uno de los extremos dejando la cuerda larga en un extremo. Se reservan en agua con limón, hasta el momento de ser utilizadas, en un sitio fresco.

Abuela y nieta preparando las tripas.

Se pelan las cebollas, se pican y se cuecen y se dejan escurrir en un saco de tela toda una noche.

Las tres generaciones picando cebollas.
Las cocemos y las dejamos escurrir toda la noche.

Asamos los ajos en el horno unos 15 – 20 minutos a 180 grados, para poder pelarlo bien, no debe quedar demasiado hecho, los pelamos y los trituramos. Trituramos  los pimientos.

Asamos y picamos los ajos.

Se pica la manteca en trozos pequeñitos de un centímetro más o menos.

Trituramos el pimiento y picamos la manteca.


Se pone la cebolla en una artesa o barreño grande donde quepa toda la mezcla, añadimos la manteca picada, y lo mezclamos bien, podemos añadir más o menos manteca, según queramos que salgan más o menos grasas.

Se le añade la sal y se vuelve a mezclar bien, para que se deshaga bien la sal, se añaden el resto de ingredientes, el ajo asado, el pimiento, la pimienta negra, la matalahúva, el pimentón, el comino, el clavo y el orégano. Se vuelve a mezclar todo bien otra vez. Añadimos la sangre y volvemos a mezclar todo.

Mezclamos todo bien hasta encontrar el punto que más nos guste.

Probaremos la mezcla para ver como esta de sal y especias y poder rectificar a tiempo, para ello podemos coger una pequeña cantidad de la mezcla y freírla en la sartén, y probar. Si esta correcto continuamos, si no rectificamos con lo necesario.
Para embutirlas, necesitamos un embudo, manga churrera, morcillero o lo que cada uno tenga a mano. 
Ponemos las tripas en agua caliente pero no demasiado, para que sean manejables. Llenamos el morcillero con la mezcla, ponemos la tripa y la llenamos. La tripa debe quedar bien llena pero no muy prieta, para que no reviente al cocerla.  Y la atamos con el otro extremo de la cuerda de la misma tripa.

Embutimos las tripas y las rellenamos.

Calentamos agua en un caldero grande y cuando esté bien caliente, apunto de hervir pero sin llegar a hacerlo, introducimos las morcillas pinchándolas con una aguja de coser lana por ambos extremos, una vez, todas las morcillas dentro del agua, avivamos el fuego para que arranque a hervir, luego lo bajamos para que hierva con poca fuerza (si hervimos con mucha fuerza, pueden romperse las tripas) y dejamos cocer durante unos 15 minutos.

Las cocemos y las colgamos con cuidado.

Se sacan del agua, se cuelgan de una vara, pero no del cordón, si no de la tripa, para que no se rompa por el peso y se dejan orear un día, luego se les da la vuelta (colgándolas de la cuerda) y se dejan orear otro día. Llegados a este punto, o bien las congelamos para consumirlas frescas o las dejamos colgadas para secarlas y comerlas secas.
Las dejamos orear un par de dias y listas para consumir!

sábado, 19 de octubre de 2013

Pimientos rellenos de tortilla



Pimientos rellenos de tortilla


Ingredientes:

  • 8 pimientos verdes
  • 4 huevos
  • 1 cebolla
  • 2 patatas
  • Aceite y sal


Preparación:
Primero pelamos las patatas y la cebolla y las partimos en cuadraditos, salamos al gusto, como para hacer una tortilla, lo freímos todo en abundante aceite de oliva y cuando estén, le escurrimos bien el aceite y lo desmenuzamos un poco con la paleta para que no queden trozos muy grandes, ya que si son muy grandes luego nos costará rellenar los pimientos.

Troceamos y freimos la patata y la cebolla.
Batimos los huevos y añadimos las patatas. Les cortamos a los pimientos la parte de arriba y con una cucharilla vamos metiendo la masa dentro, tenemos que intentar que queden bien rellenos. 

Batimos los huevos y añadimos las patatas con la cebolla

A mí me quedo la masa un poco liquida, y para que no se derramase al meterla en el horno, lo que hice fue sellarlos en la sartén, solo hay que tener buena puntería para que no se derramen al darles la vuelta, pero con un golpecito de calor es suficiente para que cuaje la masa en la punta y no se derrame.

Preparamos los pimientos, los rellenamos y los sellamos.
Cuando los tenemos todos, solo hay que meterlos en el horno, previamente calentado, a unos 180º durante unos 10 – 15 minutos, hasta que veamos que empiezan a dorarse.

Los metemos en el horno hasta dorar y listos!
 

Con la masa que sobró, salió una tortilla... Rico todo!!!

Esta receta es para mi madre, Antonia, de ella aprendí gran parte de lo que se sobre cocina.


lunes, 23 de septiembre de 2013

Alitas de Pollo al estilo Kentucky



Alitas de Pollo al estilo Kentucky



Ingredientes:

  • 1kg de alitas de pollo
  • 400gr de harina
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • 2 cucharadas de curry en polvo
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada de estragón
  • 1 cucharada de tomillo
  • 1 cucharada de pimienta negra molida
  • 1 chorrito de leche
  • Agua
  • Aceite
  • Sal


Preparación:
En un bol grande juntamos la harina, el pimentón, el curry, el orégano, el estragón, el tomillo, la pimienta y una pizca de sal. Mezclamos bien todas las especias con la harina. Una vez todo mezclado lo separaremos en dos partes iguales, una la reservaremos para marinar las alitas, la otra la utilizaremos para rebozarlas.
Ponemos en un bol grande una de las dos partes de la mezcla de especias con la harina, añadimos un chorrito de leche y removemos, iremos añadiendo agua a la mezcla hasta que quede una masa espesa pero manejable, introduciremos las alitas dentro y las dejaremos marinar durante unas 2-3 horas.

Preparamos el marinaje de las alitas.

Una vez pasado el tiempo, rebozaremos las alitas una a una en la mezcla de harina que teníamos reservada y las meteremos en abundante aceite para freírlas.
La cosa de freírlas tiene su punto, la técnica estaría en meterlas al principio con el aceite lo más caliente posible para sellar el rebozado rápidamente, luego bajar la temperatura del fuego para que se hagan las alitas por dentro y no queden crudas y finalmente subir la temperatura otra vez para que se queden crujientes del todo. En unos diez minutos las tendremos listas.

Pringramos bien las alitas, rebozamos en la harina y a freir.
Según las saquemos del aceite las ponemos en un papel absorbente para que suelten el aceite sobrante.

Las podemos acompañar con alguna salsa picante, una de tomate o mostaza, pero solas están riquísimas.

 
Aquí lo tenemos listo, crujiente y riquisimo!

martes, 10 de septiembre de 2013

Mermelada de melocotón

Mermelada de melocotón


Ingredientes:
  • 2kg de melocotones
  • 1kg de azúcar
  • Zumo de 1 limón

Preparación:
Pelamos, deshuesamos y partimos los melocotones en trozos pequeñitos, se ponen en una cacerola junto con el azúcar y el zumo del limón a fuego medio durante unos 20 minutos. Pasado este tiempo, se pasan por la batidora y se deja hervir el tiempo necesario hasta que tenga el espesor deseado de mermelada, moviéndolo de vez en cuando. No debe quedar muy espesa ya que al enfriarse espesará más.
Troceamos y añadimos el azucar y el zumo del limón.
Trituramos y seguimos cocinando.
Una vez retiramos del fuego, con la mermelada caliente aun la metemos en los botes elegidos, previamente esterilizados,  los cerramos rápidamente y los ponemos boca abajo durante 24 horas, con esto conseguiremos  que se conserven más tiempo sin necesidad de meterlo en la nevera, es un proceso parecido al hervir los botes de la conserva, pero aprovechando el mismo calor de la mermelada.


Lo metemos en botes y hervimos para conservar.

Aqui la tenemos lista, rica rica!